Lechones al destete: no todos son iguales. La dispersión de edad y pesos

compartir en:
port
El cambio de dieta líquida a sólida, el cambio de ambiente, y el establecimiento de jerarquía social hacen del destete uno de los momentos críticos en la vida del lechón.La edad al destete y el peso del lechón en ese momento son los dos factores que determinarán el éxito de esta fase y sobretodo el manejo a aplicar. El peso al destete es además un dato clave para conocer como está funcionando nuestra maternidad.En producción porcina moderna manejamos múltiples datos que nos permiten analizar y conocer el funcionamiento de las granjas. Por ejemplo, en reproductoras: % de repeticiones, índice de partos, promedio de nacidos totales, vivos, etc. También en las fases de destete o cebo: índice de conversión, ganancia media diaria, % de bajas, etc.Los parámetros basados en valores medios, no nos informan en cambio de la dispersión de datos en nuestra población. Cuando valoramos la edad y el peso al destete conocer la dispersión es muy importante.Imaginemos una granja con salas para 5 semanas de partos:En principio podríamos decir que esa granja desteta lechones con 4 semanas de vida, ya que con maternidades para 5 semanas de partos, podemos tener 4 semanas de lactación y una para el vacío sanitario y fase de preparto. Lo cierto es que si esta granja desteta una vez a la semana tendríamos una dispersión de 7 días entre el lechón más viejo y el más joven (21-28 días).¿En las granjas sucede exactamente así? La respuesta es, no.

La realidad, es que hoy en día el progreso genético está consiguiendo mejoras importantísimas en la prolificidad de las cerdas. No es raro encontrar granjas con promedio de nacidos vivos superiores a 16 lechones. En estas situaciones muchas veces es obligado el uso de nodrizas, ya que el número de lechones nacidos excede el número de lechones que las cerdas pueden tetar.

lechones_84674

Foto 1: Aunque hay muchas formas de hacer nodrizas, la más habitual es liberar una cerda, destetando sus lechones una semana antes, y luego hacer traspasos en escalera con un intervalo de 7 días (3 pasos), o incluso saltando lechones de 7 días a la cerda con 21 días de lactación (2 pasos)

 

El procedimiento habitual de hacer nodrizas implica adelantar lechones.

 

foto1

Una granja que haga un 10% de nodrizas semanales, acaba destetando más de un 30% de los lechones 1 semana antes.

De igual manera, la presión que tienen muchas granjas de no destetar lechones que no lleguen a un peso mínimo, conlleva que se generen lechones “repetidores”. Estos lechones cuando por edad deberían destetarse se quedan una semana más en maternidad, ya sea con su madre o con una madre adoptiva para ganar peso.

Con todo esto, no es de extrañar que en muchas granjas la situación puede ser muy parecida a la que ilustramos a continuación:

foto2

Si nos fijamos ahora en el peso al destete, vemos que habitualmente tenemos también una gran dispersión (tabla 1)

Tabla 1: Percentil considerando peso medio a 6 kg, y 1 máximo 7 días de diferencias entre los lechones.
Un 10% de los lechones pueden estar por debajo de 4,5 kg y un 10% con peso superior a 7,5 kg.

Percentil
10 20 30 40 50 60 70 80 90
CV Desv. típica Peso vivo
20% 1,2 4,50 4,88 5,25 5,63 6,00 6,38 6,75 7,13 7,50

Mike Brumm 2003

En un caso como el que describimos, fácilmente nos encontramos con pesos entre 3 y 9 kg.

Además, no siempre el peso es un buen indicador de la edad. Con la dispersión de edades descrita, tendremos lechones de peso elevado pero jóvenes (muchos de ellos del grupo 2), y cerdos “viejos” de bajo peso (grupo 3).

La dispersión en peso afecta a la jerarquía y por tanto a la competencia entre lechones por los recursos (pienso, agua, situación en el corral), y también a la dispersión de pesos a la entrada en cebaderos.

La variabilidad en edad afecta a la “maduración” del aparato digestivo del lechón, a la cantidad de creep feed que hayan ingerido y por tanto a su adaptación al pienso sólido.

 

¿Cómo gestionamos esta variabilidad?

La forma habitual de trabajo es la clasificación de lechones por tamaño, y pretende minimizar el impacto negativo de la dispersión de pesos. Por eso cuando llega un lote de lechones destetados se clasifican en varios tamaños: grandes, pequeños, medianos.

Las principales medidas de manejo “diferenciadas” que se aplican en un destete son:

  • Presentación y manejo del pienso: platos adicionales, presentación en papilla, mayor oferta de pienso, etc. (foto 2)
  • Quilos de prestarter ofrecidos a los lechones: más quilos a los más pequeños.
  • Ambiente: cuando hay distintas naves se ofrece +1-2ºC a los lechones más pequeños.

 

foto3

Foto 2. El uso de papillas o pienso semilíquida favorece la ingestión de pienso los primeros días y la adaptación al pienso sólido

 

Mi recomendación es que el factor tamaño no sea la única variable que tengamos en cuenta, y que al recibir lechones en una transición, tengamos identificados los lechones de los grupos 2 y 3.

En las tablas 2 y 3 aparece la diferencia de manejo que aplicaríamos en cada caso:

 

Tabla 2: Si no diferenciamos los grupos (g) 2 y 3, estos lechones no recibirán
ningún manejo específico distinto a los de su mismo tamaño pero distinta edad.

Manejo en función del grupo grandes
21-28 días (g1)
pequeños
21-28 días (g1)
grandes
< 21 días (g2)
pequeños
> 35 días (g3)
Manejo de adaptación al pienso + +++ + +++
Quilos de prestarter + +++ + +++
Ambiente + +++ + +++

 

Tabla 3: Al diferenciar los lechones del grupo (g) 2 y 3 respecto a los del 1, estos pueden recibir un tratamiento específico acorde a su edad. En especial los lechones procedentes de nodrizas, pueden recibir pienso en forma de papillas, y algo más de prestarter que si fueran clasificados únicamente como lechones “grandes”.

Manejo en función del grupo grandes
21-28 días (g1)
pequeños
21-28 días (g1)
grandes
< 21 días (g2)
pequeños
> 35 días (g3)
Manejo de adaptación al pienso + +++ +++ ++
Quilos de prestarter + +++ ++ +++
Ambiente + +++ ++ +++

 

La hiperprolificidad permite destetar más lechones por cerda, pero requiere un manejo más exigente en maternidad y aumenta la dispersión de pesos al destete y también de edad por efecto del uso de cerdas nodrizas. Diferenciar los lechones más jóvenes procedentes de nodrizas y los repetidores, permite un manejo adecuado a estos lechones reduciendo el número de lechones inadaptados y mejorando su rendimiento.